LA AUDITORÍA JUDICIAL QUE PUSO DE MANIFIESTO LA VERDAD

 


El Letrado Carlos D. Obregón Roldán, Doctor en Derecho, profesor de la Universidad de Barcelona, Presidente de la Asociación Catalana Contra la Injusticia y la Corrupción, ACINCO, en su lucha contra la corrupción también había sufrido en sus carnes fuertes embestidas de los mismos siniestros personajes. Conoció el caso y se dispuso a ayudar al Prof. José de Mirandés. Se ofreció como su abogado sin cobrar absolutamente nada.


Comenzó diseñando una estrategia para que el Prof. José de Mirandés se pudiera apartar del bufete de Piqué Vidal, presentándose como voluntario en el Colegio de Abogados para asistirle de oficio y renunciando a cobrar cantidad alguna de esta manera consiguió la venia del bufete de Piqué Vidal.


Seguidamente dirigió un escrito al juez Modesto Aríñez pidiendo que nombrara a dos Peritos Judiciales para que realizaran una auditoría, para que se pusiera de manifiesto la absurda imputación falsa que la Policía le hacía.


La Peritación ordenada por el Juez demostró con toda nitidez y rotundidad que las cuentas estaban absolutamente correctas.


No faltaba ni un solo céntimo y todos los ingresos se habían destinado escrupulosamente a su finalidad.


A su vez la Peritación Judicial también demostró que el Prof. José de Mirandés era quien estaba sufragando toda la obra con sus ahorros personales.


La suma de sus aportaciones, entre todos los años, ascendía a más de doce millones de pesetas, de sus ahorros personales.


Así lo acreditaron los Peritos Censores Jurados de Cuentas nombrados por el Juez, en su Auditoría.

Conclusiones finales de la Peritación Judicial