EL POLICÍA QUE LE SALVÓ LA VIDA

 


Tres días torturando al Prof. José de Mirandés en las mazmorras de los sótanos de la Jefatura Superior de Policía. Aquellos policías no consiguieron que firmara una declaración falsa que le habían preparado, Físicamente muy deteriorado y sin fuerzas, psíquicamente seguía firme, como en el primer momento, ante la tortura.


Al término de las 72 horas, coincidía con el momento de inicio de las vacaciones de Semana Santa. El Juez Modesto Aríñez, como era sabido, se tomaba las vacaciones, por lo que acababa de ausentarse. El Juez de Guardia, que no conocía el tema, tuvo que decretar que esperara el regreso del Juez Modesto Aríñez en la cárcel Modelo de Barcelona. Le ingresaron en una celda de aislamiento –continuaba privado de su medicación necesaria de su cardiopatía- con un policía: Marcelo Lorenzo.


A cabo de tres días de suplicar en vano su medicación entró en agonía. El policía Marcelo Lorenzo comprendió la monstruosidad de aquel montaje a un inocente, por lo que decidió ponerse de su lado y salvarle la vida. Lo hizo de la forma aparatosa que el mismo policía Marcelo Lorenzo relató al Juez José Mª Miquel Porres. (En la actualidad titular del Juzgado de Instrucción Nº 4 de Barcelona)


Carta-testimonio del Policía Marcelo Lorenzo al Juez José Mª Miquel, explicándole cómo salvó la vida del Prof. José de Mirandés, cuando agonizando en la cárcel