El Prof. José de Mirandés comenzó creando un sistema por el que los ciudadanos, sin necesidad de identificarse, le remitían a un apartado de correos los datos sobre movimientos de tráfico de drogas que observaban en el vecindario, las complicidades policiales, etc. Daba a conocer el sistema entre la ciudadanía a través de la Revista Antidroga. Tras las comprobaciones el Prof. José de Mirandés remitía los datos al Inspector Fiscal de la Fiscalía General del Estado, D. Eugenio López y López.